sábado, 18 de junio de 2016

El hombre que susurraba a las abejas

Hoy me he pasado media mañana persiguiendo abejas (Lasioglossum leucozonium) sin demasiada suerte. En a penas tres metros de valla cubierta por un arbusto que parecía llamarles la atención, vistosas abejas, algunas más grandes, otras más pequeñas, algunas con ojos negros, otras con coloridos tonos, descansaban de su frenética labor tomando aliento durante breves intervalos de tiempo. Para añadirle emoción, el flash, la conexión objetivo-cámara, o una combinación de ambas ha estado fallando durante toda la sesión, con lo que muchas buenas tomas en potencia se han perdido.



Lo cierto es que ha sido difícil: sin contar los fallos de la cámara, estos bichejos no se estaban quietos más de un segundo por lo general, siendo raro aquel que me daba el tiempo necesario como para fotografiarle. El primero de ellos está fotografiado con prisas desde lejos. El segundo, está amedrantado por una nube (hoy he visto varias abejas y moscas que, con las nubes, agachaban la cabeza y se quedaban quietas). Abajo, algunas de las tomas fallidas que se han quedado fuera.


Al fallar el flash han quedado sub/sobre-expuestas, y al intentar arreglarlas se han perdido los colores originales y el ruido generado hace que no merezca la pena mostrarlas a mayor tamaño que como las muestro sobre estas líneas.

En lo que a dípteros se refiere, mi primer hallazgo de esta mañana ha sido una diminuta mosca soldado (Hedriodiscus pulcher).


También me he encontrado a la siguiente mosca, que no he sido capaz de identificar.

ACTUALIZACIÓN: Gracias a Biodiversidad Virtual, ahora sabemos que la mosca de abajo pertenece a la familia Therevidae.




Parecida a otras moscas de la zona, algo más grande, aunque no más que un moscardón, y de colores pardos, incluyendo en esto a sus alas, las cuales además presentaban un veteado negro.

Yendo al otro extremo, de pequeño tamaño tenemos a la mosca de patas largas (Dolichopodidae), quizás una Aphrosylus.


Con esta pequeña mosca de ojos saltones y rostro casi alienígena, cerramos la entrada de hoy. ¡Os traeré más fotos pornto!

sábado, 11 de junio de 2016

La invasión de los zigópteros

Mañana de calor en Alcalá de Henares, y nuestro paseillo nos depara interesantes invitados a lo largo del curso del río. Destacan por su abundancia los patiblancos (Platycnemis latipes), del suborden de los caballitos del diablo (zigópteros). Abrimos con sus desorbitados ojos este post.





Su nombre viene una una leyenda cántabra, en la que unos diablos montaban una versión gigante de estos seres, que en realidad eran almas atormentadas de humanos que cometieron algún pecado en vida. Hoy en día podemos verles con su peculiar vuelo a trompicones invadiendo las zonas cercanas a los ríos.

Al igual que la semana pasada, unas flores azules, con polen en forma de bolitas blancas, atraían de manera frenética a las abejas (Lasioglossum leucozonium).




De movimientos rápidos, es difícil pillarlas al no permanecer demasiado tiempo en la misma flor

Las mariposas no son mi fuerte: suelen ser bastante esquivas, y con el equipo que tengo actualmente, es necesario que me acerque extremadamente al insecto para fotografiarlo, lo que suele provocar que éste salga huyendo, sobre todo si tiene alas. Pese a ello, hoy os traigo una que estaba bastante tranquilita.


Mi experiencia dice que para identificarla bien hay que sacarla una foto desde más lejos, para ver el patrón de colores de sus alas. Sin embargo, en este caso sólo tenemos su retrato en primer plano. Por los colores me aventuraría a decir que se trata de una mariposa nacarada (Argynnis paphia), pero sin ver el patrón de sus alas, no estoy seguro de ello. Creo que podría tratarse de una Colias croceus, como bien apunta mi buena amiga Jedena.



Este insecto de gran tamaño es también bastante común en esta zona del río.

Pasaremos a unos grandes conocidos: los dípteros. Dentro de estos, hay una familia con aspecto similar a algunos himenópteros: se trata de los sírfidos.




Como la semana pasada, es fácil seguir encontrando a la mosca de las flores (Anthomyia pluvialis).







Una peculiar mosca de ojos mitad rojos, mitad negros, se hace hueco entre las anteriores conocidas. Aún no me ha sido posible identificarla.


Y cerramos la entrada con un tenebriónido, el Scaurus punctatus.


Este simpático coleóptero jugaba a hacerse el muerto como mecanismo de defensa. Ante un ataque, se ponía panza arriba y se queda inmóvil. Un tiempo después, cuando se sintiera seguro, se tambaleaba torpemente para volver a su posición normal y seguir su camino.

Y hasta aquí la entrada de hoy. Más, ¡muy pronto!

domingo, 5 de junio de 2016

La explosión del buen tiempo

Entramos en la etapa final de la primavera, con el verano acechando de cerca y su implacable calor es la más notable muestra de ello. Hoy he ido a dar una vuelta en tales condiciones, y no ha sido necesario que me alejase demasiado del casco urbano: en una valla de madera en la ribera del Henares podemos encontrar todo con lo que un entomólogo podría soñar.

Lo primero en lo que me he fijado es en lo crecida que estaba la vegetación tras la explosión primaveral. Las ramas de los árboles invadían la valla, y es precisamente en las hojas de éstas donde se podían ver gran número de insectos, especialmente hormigas. Como las hormigas me parece que las tenemos muy vistas, me he centrado en otros insectos a mi juicio más interesantes, como es el caso del gorgojo (Curculionidae).


Estos bichejos tienen una forma muy característica, destacando su alargada boca en forma de trompa o pico (que, desgraciadamente, no se aprecia en la foto de arriba).

Compartiendo hábitat con los anteriores, nos encontramos a la galeruca del olmo (Xanthogaleruca luteola).


Este insecto es bastante común en la zona, siendo fáciles de ver en cualquier salida. De hecho, hay épocas en las que es fácil verles dentro de las casas cercanas, colándose por las ventanas que dan hacia el río.

En las mismas hojas también había ¿escarabajos? como el que sigue.


Pese a lo curioso que es: de forma redondita y sin cuello, de pequeño tamaño y colores metalizados, no he conseguido identificarle. Como siempre, cualquier ayuda al respecto será bien recibida.

Otro "clásico" del río es el zapatero (Pyrrhocoris apterus).



Pasamos a continuación a los omnipresentes dípteros. Moscas y mosquitos no faltarán nunca en la cercanía de un río, y hoy no podía ser diferente. Empecemos por uno de los más impresionantes: la mosca ladrón o asesina (asilidae).


De tamaño bastante mayor al de una mosca común y estructura mucho más robusta y alargada, este insecto es una de las peores pesadillas de insectos más pequeños que él.

Otro díptero muy común en la zona es la mosca de las flores (Anthomyia pluvialis).


Reconocible por su lomo de color claro con puntos negros.

También hemos podido ver a la mosca azul (Calliphora vomitoria).




Por último, y aunque las fotos no son demasiado buenas, mostraros unas abejas (Lasioglossum leucozonium) que estaban danzando al rededor de las flores, rebozándose en su polen, el cual llevan pegado en forma de bolas blancas.





Y estas han sido las fotos del paseillo de hoy, especialmente fructífero teniendo en cuenta que todas ellas han sido sacadas en un recorrido de unos 500 metros.

Quizá te interese leer...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...