lunes, 9 de julio de 2012

Vuelven los milanos

Ayer volví al vertedero de Alcalá de Henares y es que, ¿hay algo más bonito que un vertedero bajo el apremiante sol de julio? Bueno, pensándolo mejor, quizá la pregunta anterior no haya sido demasiado acertada.

Lo curioso de un vertedero es el tremendo contraste que hay entre la "hermosura" que pudiera haber en una bolsa de basura y la belleza de aquello que se alimenta de ella. Ver a los más emblemáticos representantes de la naturaleza cómo vienen a obtener su sustento de los más horribles deshechos urbanos es un triste espectáculo que lleva a la reflexión. No soy un experto en el tema y no me aventuraré a hablar a la ligera sobre los beneficios o perjuicios de los vertederos en la vida natural, sólo me asombro de cómo algo tan tristemente "humano" (como es una acumulación incontrolada de residuos de todo tipo) termina constituyendo parte fundamental de un ecosistema, hasta el punto de que si queremos observar a algunos animales, el sitio más adecuado para hacerlo son los vertederos. En el siguiente vídeo podéis ver una pequeña muestra de cómo es aquello, si bien es verdad que no estaba especialmente abarrotado, pues no es época de gaviotas (las cuales saturan completamente el espacio aéreo cuando están presentes, en invierno).


En el vídeo se pueden ver principalmente a las garcillas bueyeras (Bubulcus ibis), que son las aves blancas de mediano tamaño que salen al principio y que parecen tener más hambre que temor a la ruidosa excavadora. Aquí las podemos ver volando todas juntas:


Son muy dadas a volar "en pelotón", a veces formando estructuras triangulares bien definidas (no es el caso de la foto que muestro arriba).

También salen en el vídeo las famosas  cigüeñas blancas (Ciconia ciconia) de Alcalá, caminando con más cautela en busca de su alimento. De éstas tengo unas tomas más cercanas:




Proseguimos nuestro recorrido por las aves que pude encontrar ayer en el vertedero con una de las que resultarán más familiares al lector: la paloma torcaz (Columba palumbus).


Éste común ave, no estaba técnicamente en el vertedero. De hecho, no recuerdo ver muchas palomas por allí, pero sí que estaba de camino a él, y es que son bastante comunes en la ribera del Henares (que no pasa muy lejos de la zona). Las palomas (al menos las que tenemos por aquí) suelen ser bichos muy asustadizos. Ésta, sin embargo, parecía no estar demasiado alerta... sino más bien durmiéndose.

Para el postre os he reservado a uno de mis animales favoritos: el milano real (Milvus milvus).







Majestuosas aves que en verano pueblan la zona boscosa de alrededor del vertedero. De vuelo ágil, no dudan en realizar rápidas piruetas desafiando al aire que los sustenta. Deduzco que están en época de cría: se les puede ver haciendo acrobacias en pareja y son ahora mucho mayores en número y parecen mucho más activos. A judgar por años anteriores diría que no tardaremos en ver volar a ejemplares más jóvenes pronto.

Éstas son, a mi juicio, unas de las rapaces más bellas y frecuentes de Alcalá.

Espero demostraros poco a poco con estas entradas que hasta en un vertedero, como en otros muchos aspectos más oscuros y genéricos de la vida, siempre se puede encontrar la belleza mirando hacia el lado adecuado.

2 comentarios:

  1. Un animal bien bonito, sí señor.

    Ayer estuve en el Parque de los Cerros y junto a las bancadas me encontré la muda de una culebra que era bastante grande a mi parecer (un metro y pico fácil que tenía), a ver si pongo algunas fotos en el blog esta semana.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo he visto alguna bastante grande y sin llegar a Los Cerros, en la otra orilla del río, que está más transitada. A veces te dan un buen susto :p!

      Eliminar

¿Te han gustado las fotos? ¿Tienes algún dato curioso a compartir en relación con lo escrito? ¿Te has percatado de alguna incorrección? Comenta lo que quieras aquí abajo:

Quizá te interese leer...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...