lunes, 16 de julio de 2018

Una cuestión territorial

Alcalá de Henares es una gran ciudad en muchos sentidos, incluido - claro está - el demográfico. Sí tuviera que generalizar, diría que sus gentes son más urbanitas que campestres. Al lado tenemos un precioso monte al que llamamos "parque natural" sin serlo, y al que se le conoce bajo nombre de "Los Cerros de Alcalá". Es nuestro querido trocito de campo, pero no suele ser muy "salvaje". En él, quien busca, acaba encontrando (es lo que hemos estado haciendo en muchas de las entradas de este blog), pero para el visitante novel es fácil que parezca vacío y manso: palomas y cigüeñas, algunos conejos... naturaleza de andar por casa.

Ya capturé en su día a un corzo (Capreolus capreolus) con mi cámara, de manera un poco fugaz debido a que son criaturas de lo más escurridizas. Y ya entonces me resultó sorprendente encontrarme con un animal así en un lugar por el que pasean cada día cientos de alcalaínos de los varios centenares de miles que viven en la adyacente urbe. También había oído de la presencia de jabalíes, incluso había visto sus huellas, pero jamás creí que hubiera muchas posibilidades de toparse con ellos directamente en un monte como el nuestro. De hecho, siempre me ha intrigado que animales como esos puedan ser invisibles a los ojos de los cientos paseantes que barren el parque cada día.

Por otra parte, he de reconocer que desde mi propia casa tengo una vista envidiable de la zona. Ayer tan solo estaba mirando por la ventana y pude ser espectador de una increíble escena digna de un documental.

Empecé viendo una pequeña mancha marrón desplazándose por la lejanía. Inicialmente pensé que podría ser un zorro y corrí a por mí cámara y un teleobjetivo con la tenue esperanza de sacar algo. Con el equipo montado, ya se había ido, pero no tardó en volver y fue cuando vi que en realidad se trataba de un corzo... bueno, una pareja de ellos para ser más precisos (disculpad la calidad de las fotos, pero como comento, están tomadas desde mi propia casa al atardecer, con poca luz).


Estaban como expectantes, mirando hacia atrás, como con miedo. No era para menos: no tardó en aparecer una familia de jabalíes (Sus scrofa) compuesta por unos seis individuos, el más pequeño de los cuales se quedaba atrás en cada carga, y ¡vaya si cargaban los jabalíes contra los corzos!


Y la persecución se inició. Dos corzos entraron en unos matorrales, y tras el paso de los jabalíes, sólo uno salió de allí. Todo un espectáculo de la naturaleza desde la ventana de mi casa.




Los jabalíes siguieron persiguiendo al otro hasta que lo echaron de lo que supongo que sería su preciado territorio. Quiero hacer hincapié en que es una zona por la que pasea a diario un montón de gente (de día e incluso una vez caída la noche), y no creo que muchos de ellos sean conscientes de la actividad que aparece en la zona cuando el telón del atardecer proporciona cierta seguridad ante la amenaza del hombre.


Parece que los animales no han desaparecido del todo en las grandes ciudades, sólo han aprendido a ser algo más invisibles.

P.D.: A ver si consigo reducir un poco el tiempo de dos años entre entrada y entrada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te han gustado las fotos? ¿Tienes algún dato curioso a compartir en relación con lo escrito? ¿Te has percatado de alguna incorrección? Comenta lo que quieras aquí abajo:

Quizá te interese leer...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...