sábado, 28 de junio de 2014

La invasión de las arañas

Se te ocurre dar un agradable paseo por el monte cuando, de pronto, se hace un profundo silencio. Te das cuenta de que ya no hay nada en el bosque que se atreva a hacer ruido, toda criatura viva parece estar expectante ante los acontecimientos que pudieran tener a bien acaecer en los instantes posteriores, hasta las plantas parecen estar guardando la respiración con vegetativa cautela. De repente, se hace de noche. Una gran sombra lo cubre todo. Alzas la vista hacia el horizonte y por fin contemplas en su total esplendor a la bestia de ocho ojos. Una visión tan horripilante como - en cierta manera - hermosa que, con toda seguridad, será la última que quede grabada en tu retina.


Eso es lo que deben pensar los seres más pequeños que se encuentren con nuestra primera invitada de hoy: una araña lobo (Pisaura mirabilis) de tamaño desproporcionado. Me cuesta dar una estimación de su longitud, puesto que no tengo una buena foto de perfil suya, pero creo que es la más grande que hemos podido ver hasta el momento.

La última vez que nos maravillamos del enorme tamaño de una de estas fue en abril de 2014, con la que aparece en la siguiente foto.


Esa ya era la más grande con diferencia que por entonces habíamos visto, y se ve que era algo menos "cabezona" que la de hoy (ambas fotos están echas exactamente a la misma distancia del bicho). Me llama la atención, en estos mismos instantes, la diferencia de anchura entre los pedipalpos de ambas. Pareciéndome el mismo tipo de araña, es cierto que la versión de abril presenta unos pedipalpos muchísimos más gruesos que la versión actual, aunque debido a mi falta de formación en el campo de la entomología, me temo que no soy capaz de atribuirle ningún significado concreto.

Además de grande, nuestra amiga de hoy tenía la peculiaridad de ser especialmente inquieta, protagonizando algún momento divertido como el que ya comentaba hace unas horas en Twitter.


Su cuerpo era robusto y su aspecto en general, con ese tamaño, bastante imponente.


No muy lejos de allí he encontrado una bolsa de huevos recién eclosionados.




Unas imágenes preciosas para ver justo antes de irse a dormir y pasarse toda la noche sintiendo picores por todo el cuerpo. En ellas podemos ver a un gran número de pequeñas arañas saliendo de lo que parece ser un saco de huevos colgado de la parte inferior de una valla de madera. Aunque la identificación resulta compleja, debido a su pequeño tamaño, parece descartado que se traten crías de nuestra anterior invitada, sino que más bien parecen arañas lobo (Lycosidae). Como hemos comentado en otras ocasiones, hay un conjunto amplio de arañas conocidas popularmente como "arañas lobo", pese a ello, la Pisaura mirabilis suele ser menos robusta y más alargada que las pertenecientes a la familia de los licósidos. También parecen diferenciarse en el tamaño y disposición de los ojos: mientras que la Pisaura mirabilis tiene todos sus ojos de tamaño similar, los licósidos tienen sus dos ojos centrales superiores de mayor tamaño, quedando los otros dos de esa hilera más desplazados hacia sendos laterales.

Compartiendo vecindario, encontramos a los crecidos segadores (opiliones), con sus patas largas y sus cuerpos robustos.


Recordemos que estos bichos siguen siendo arácnidos, pero a diferencia de las arañas, no presentan una cintura que divida su cuerpo en dos partes bien diferenciadas.

Pasemos a los bichos alados. Empecemos con himenópteros para hablaros de las avispas.



La véspula germánica o chaqueta amarilla (Vespula_germanica) invade nuestros parques y fuentes con el calor del verano. En las fotos de arriba la podemos ver arrancando madera de la valla. Según he podido leer, este comportamiento suele deberse a la necesidad de celulosa que extraen de la madera muerta para utilizar en la construcción de sus refugios naturales.

Vamos a terminar esta entrada con un avión improvisado de la naturaleza. La siguiente foto la saqué hace algún tiempo en el Museo de Aeronáutica y Astronáutica de Madrid.


Y, a continuación, lo siguiente.


¿No son básicamente la misma cosa? El bicho en cuestión parece ser una polilla en "T" (Emmelina monodactyla), un microlepidóptero (mariposas de pequeño tamaño) miembro de la familia de las polillas penacho (Pterophoridae).



Y hasta aquí la salida de hoy. Espero poder mostraros más pronto. Hasta entonces, no soñéis con miles de arañas invadiendo vuestra cama esta noche.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te han gustado las fotos? ¿Tienes algún dato curioso a compartir en relación con lo escrito? ¿Te has percatado de alguna incorrección? Comenta lo que quieras aquí abajo:

Quizá te interese leer...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...