jueves, 23 de agosto de 2012

Batman se va a la disco

En la última entrega de La Ventana Salvaje pudimos ver el primer murciélago (Chiroptera) de éste blog. En concreto, se trataba de un murciélago enano (Pipistrellus pipistrellus), el más pequeño de los murciélagos europeos.

Estos animales, temidos y repudiados por muchos, son a mi juicio unos de los especímenes más interesantes de los que hemos visto en este espacio. Como comenté también en la entrada anterior, son un auténtico reto para el fotógrafo: negros, pequeños, rápidos, con un vuelo poco predecible y moradores de la noche, cumplen todos los requisitos deseables para el ser que no quiera ser fotografiado. Pese a ello, pensando un poco sobre el tema e intentando aprovechar las cualidades de mi nuevo equipo fotográfico, descubrí que podría haber una forma de fotografiarlos con interesantes resultados.


El método consiste básicamente en preparar la cámara fija con los parámetros típicos con los que fotografiarías un paisaje nocturno (focales cortas, aperturas cerradas, pero no demasiado, enfoque a la distancia hiperfocal, etc.) en una zona donde sabía que estaba muy poblada de murciélagos y utilizar el flash estroboscópico que incluye la Nikon D7000. Con ello, no esperaba fotos nítidas de murciélagos, pero si estelas que diesen una idea del vuelo.

Aclarar que las fotos que aparecen en esta entrada no han sido manipuladas: no se han copiado fotos de murciélagos individuales sobre paisajes, como podría parecer en algunas de ellas, sino que es el flash discontinuo el que va fijando con cada disparo la figura de un mismo murciélago a intervalos fijos de tiempo a lo largo de la trayectoria marcada por su vuelo. El flash se disparaba un máximo de 10 veces a una velocidad de una vez por cada 1/10s. Es decir, en un segundo daba 10 destellos espaciados una décima de segundo. Ese tiempo es más que suficiente para que el murciélago cambie significativamente su posición cuando está en vuelo.




La composición es bastante mejorable, pero es lo que tiene tomar fotos de noche, a oscuras, sobre un río y de un sujeto que, a priori, resulta invisible. Es todo un espectáculo visual, digno casi de una película de terror, ver cómo una zona que parecía vacía está en realidad atestada de murciélagos sólo visibles a intervalos por la acción de la luz estroboscópica. Debido a la disminución considerable de la luz con la distancia a la fuente, la cámara, por desgracia, sólo se queda con los que estén realmente cerca de ella.







Con estas fotos se pueden estudiar las trayectorias de los murciélagos: dirección, velocidad, etc.

Estimación muy burda de la velocidad en vuelo de un murciélago enano (Pipistrellus pipistrellus). Con este cálculo salen, al menos, 2 m/s (7'2 Km/h). Tras estar indagando durante un buen rato por internet no he encontrado demasiados datos para verificar estos resultados, pero parece que muchos estudios apuntan a una velocidad típica de 4 - 5 m/s (14'4 - 18 Km/h). Para algunas especies de murciélagos, particularmente rápidas, se habla de 50 km/h (~14 m/s). Como se comenta en la imagen, era de esperar que la velocidad real fuese algo mayor que la calculada puesto que se han aproximado "a la baja" las distancias, pese a ello, artículos como este hablan de velocidades de 2'8 m/s en circunstancias normales. Ésta es la única imagen de la entrada en la que se han clonado los murciélagos con un programa de edición de imagen, para poder medir la distancia "en murciélagos" entre un "flashazo" y el siguiente.

La primera pregunta que habría que hacerse para saber si éste método valdría para el estudio de los hábitos de caza de los murciélagos es si se trata de un método pasivo o activo. Se cree popularmente que los murciélagos son ciegos, pero está comprobado que la mayoría de las especies dentro de este orden realmente tienen una visión pobre que complementan (pero no sustituyen del todo) con la ecolocalización, por lo que es probable que sí sean susceptibles a la acción del flash, como otros animales dotados de una mejor visión. En general, parece que las trayectorias fotografiadas indican que se desvían de la flash directamente frontal (las trayectorias que vienen directas hacia la cámara se desvían hacia la zona de la derecha, con más espacio para maniobrar que la de la izquierda, ocupada por juncos), si bien es verdad que parecían no alejarse demasiado de las fuentes de luz (tanto del flash como de una pequeña linterna que encendía puntualmente para controlar el equipo). Es posible que les moleste la luz frontal pero que quieran beneficiarse de los insectos (parte fundamental de su alimentación) que acuden a ella (algo parecido ocurre en las farolas de los parques cercanos).

Posiblemente publique más detalles sobre ésta técnica fotográfica en Astaroth's Photography Blog, por lo que ¡nos vemos allí!

2 comentarios:

  1. Fotazas, y muy interesantes como siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias :)! Hombre, las fotos son muy mejorables... pero son bichos difíciles de cazar con la cámara :)! Y luego está el valor añadido de mostrar varios instantes de tiempo en una sola foto de algo que pasa tan rápido y tan de noche que es difícil de apreciar a simple vista. Ha sido un "experimento" divertido lo del flash estroboscópico :)!

      Eliminar

¿Te han gustado las fotos? ¿Tienes algún dato curioso a compartir en relación con lo escrito? ¿Te has percatado de alguna incorrección? Comenta lo que quieras aquí abajo:

Quizá te interese leer...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...