domingo, 20 de abril de 2014

¿Cómo medir bichos en macrofotografía?

Sí, señores, el tamaño importa. Y es que en lo que respecta a la observación y estudio de la fauna local, no es lo mismo encontrarse con un pequeño saltícido de unos pocos milímetros que encontrarse con una tarántula enorme del nuevo continente. Por eso hoy vamos a ver cómo medir bichejos sin necesidad de capturarlos o de estar con una regla detrás de ellos.

El "truco" está en calibrar nuestro equipo fotográfico y siempre disparar en las mismas condiciones. La primera pregunta que nos surge es: ¿qué defino como "condición estándar" para hacer mis fotografías? Lo importante es que el aumento sea siempre el mismo (para que no varíen nuestras mediciones), así que pensemos de qué depende el aumento.

La distancia al objeto. Contra más cerca estemos de un objeto, más grande lo vemos. Si miramos a nuestras manos, y a las montañas del horizonte, veremos más grandes a las primeras, cuando sabemos que no es el caso. Parece obvio que si queremos ver algo más grande, deberemos acercarnos más a ello, pero el problema es que todo equipo fotográfico tiene una distancia mínima de enfoque. Más cerca de esa distancia, siempre veremos todo borroso. Es justo en esa distancia (máxima cercanía) donde conseguiremos el máximo aumento de un objeto enfocado.

La distancia focal. La focal es lo que vulgarmente llamamos "zoom" en una cámara compacta. Es una característica del sistema óptico de nuestro objetivo que determina la inclinación de los rayos de luz cuando lo atraviesan. Pueden ser fijas (por ejemplo, un objetivo de 90mm, siempre tiene 90mm de focal), o de tipo "zoom" (el TAMRON 70-300mm permite pasar de forma continua desde los 70mm a los 300mm, punto en el cual conseguimos el máximo acercamiento).

Básicamente llegamos a la conclusión de que si disparamos siempre a la misma distancia de un objeto enfocado con la misma focal, obtenemos el mismo aumento. Esa será nuestra situación estándar. En mi caso, disparo con un 90mm, con 68mm de tubos de extensión que modifican el punto de mínimo enfoque a unos 10cm del objetivo, que es a la distancia a la que intento disparar siempre.

El "plano objeto" es la zona del espacio fotografiado que forma imagen nítida en el "plano imagen" (donde está situado el sensor de la cámara). Matemáticamente, en óptica geométrica paraxial, se trata de un plano perpendicular al eje óptico situado a cierta distancia fija, determinada por la focal del sistema. Se suele definir un intervalo de tolerancia, en el que las zonas colindantes a este plano también se pueden asumir como "enfocadas" (es lo que se conoce como "profundidad de campo"). En algunos casos este intervalo puede extenderse hasta el infinito (ver "distancia hiperfocal"), pero en macrofotografía, éste área suele ser extremadamente pequeña.

En macrofotografía la profundidad de campo es, por lo general, ínfima. Esto significa que sólo un pequeño plano (el plano objeto), perpendicular al eje óptico, está aceptablemente enfocado (ver imagen de arriba). Es, por tanto, una buena forma de medir distancias: si colocamos el anillo de enfoque a la distancia mínima, y nos acercamos con la cámara hasta ver algo enfocado, la parte enfocada estará siempre a la misma distancia de la cámara.

Ya hemos definido nuestras condiciones estándar de disparo. Ahora hay que calibrar el equipo. Para ello, como ya vimos en Astaroth's Photography Blog, basta con sacar una foto a una regla con las condiciones estándar que hayamos definido anteriormente.

Fotografía (escalada) de una regla graduada en milímetros en mis condiciones estándar de fotografía de insectos y arácnidos: objetivo TAMRON de focal de 90mm, con 68mm de tubos de extensión, a la mínima distancia de enfoque que permite dicho sistema.

Dada esta foto, podemos sacar una densidad del tipo "milímetros por pixel". Por ejemplo, imaginemos (que no es el caso), que entre dos rallas largas consecutivas (5mm) de nuestra regla, hay 100px, nuestra relación sería "0'05 mm/px". Si medimos una distancia de 10px en una fotografía realizada en las mismas condiciones, sabremos que esa distancia mediría 0'5mm.

Por último, estamos en condiciones de medir. Sacamos una foto de un bicho en las mismas condiciones que hemos definido como "estándar". En estas condiciones, el tamaño de los objetos en el plano objeto enfocado serán iguales. Es decir, lo que esté desenfocado estará más cerca o más lejos de la cámara, y por tanto se verá más grande o más pequeño (respectivamente) que nuestra regla (que está enfocada y, por tanto, en el plano objeto). Sin embargo, lo que esté enfocado en nuestra foto de naturaleza salvaje estará en el plano objeto, y por tanto a la misma distancia que nuestra regla. Como hemos realizado la foto con el mismo equipo, la regla directamente nos dará el tamaño de lo que hayamos fotografiado, o dicho de otra manera, contando los píxeles del bicho, y multiplicando por nuestra relación "mm/px", sacaremos los milímetros de nuestra pequeña bestia.

Comparación directa de la fotografía de la regla con la del animal a la misma escala

Medida en dos pasos. Primero se determinó el tamaño de un fragmento del cuerpo midiendo los píxeles y multiplicando por la relación "milímetros por pixel", y después se comparó ese fragmento con el cuerpo entero para estimar la longitud total en milímetros.

De esta manera pudimos estimar con bastante precisión las longitudes de algunos de los visitantes de este blog, como los que aparecen más arriba.

Se trata de un método de medición no intrusiva y de una precisión bastante aceptable (debido a que las estrechas profundidades de campo en este tipo de fotografía dan una estimación muy precisa de la distancia al objeto y que la alta resolución de los sensores fotográficos que utilizamos normalmente permiten una partición del espacio medido realmente fina).

Sólo remarcar que estas medidas sólo tienen validez cuando toda la zona que queramos medir esté exactamente a la misma distancia de  nuestra cámara. Es muy común no hacer una foto en perfecto perfil, sino utilizando ángulos medios (disparando a 45º, por ejemplo). En este caso, tendremos que el cuerpo del bicho no está siempre a la misma distancia (y esto lo notaremos porque habrá zonas enfocadas, y otras que no lo estarán).

Ejemplo de un saltícido que no está colocado de perfil. En esta posición, es difícil medir, puesto que los ojos están en un plano distinto al de sus patas traseras (y eso se hace evidente por el desenfoque de las mismas). Solo podemos medir distancias perpendiculares al eje óptico (horizontales o verticales), pero para ello el área a medir debe estar alineada con estos ejes.

En dichos casos, la medida sólo tendrá un valor orientativo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te han gustado las fotos? ¿Tienes algún dato curioso a compartir en relación con lo escrito? ¿Te has percatado de alguna incorrección? Comenta lo que quieras aquí abajo:

Quizá te interese leer...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...