domingo, 5 de junio de 2011

El Código Ético del Fotógrafo de Naturaleza

Hace tiempo leí en Xataka Foto (mi mayor fuente de referencia sobre fotografía, una página totalmente recomendable para todos los interesados en este arte) el código ético del fotógrafo de naturaleza, publicado originalmente por la Asociación Española de Fotógrafos de Naturaleza (AEFONA).

La AEFONA, como su nombre indica, es una asociación de fotógrafos profesionales y aficionados unidos por su pasión hacia la naturaleza, lo que incluye a todos los dedicados a la fotografía paisajística natural, a la fotografía de plantas y a la fotografía de animales en libertad (objetivo de esta página) entre otras categorías.

Debido a que  compartimos un mismo fin: la fotografía de elementos de la naturaleza bajo el respeto, me ha parecido importante que cite aquí las 15 normas que todo fotógrafo de naturaleza debería tener presentes:

Código Ético del Fotógrafo de Naturaleza 
  • La seguridad del sujeto y la conservación de su entorno son siempre más importantes que la obtención de su fotografía.
  •  Hay que documentarse ampliamente sobre la biología y el comportamiento de las especies a fotografiar, con el fin de prevenir actuaciones improcedentes. Asimismo, adquirir también los conocimientos técnicos necesarios para abordar con seguridad la fotografía de seres vivos en cada situación que se presente.
  • Solicitar los permisos necesarios a las autoridades competentes para fotografiar especies y enclaves que lo requieran por ley, y si los terrenos son privados, también a sus propietarios. Hay que ser respetuoso con el modo de vida de las personas que viven y trabajan en el medio natural.
  • Para fotografiar fauna, se debe trabajar preferentemente con ejemplares libres y salvajes en su medio natural, sin alterar su normal comportamiento. Hay que evitar las situaciones delicadas como animales incubando o con crías recién nacidas, especialmente en condiciones meteorológicas desfavorables, (frío, lluvia, sol directo…). Si las condiciones permiten el trabajo fotográfico habrá que tomar las máximas precauciones, desistiendo si las crías corren algún peligro.
  • Se evitará en lo posible el traslado de especies para su fotografía en estudio. Se retornarán a su lugar de origen, sin daño alguno, y en el plazo más breve posible, aquellos especímenes que, excepcionalmente, hayan sido tomados de su hábitat, quedando excluidos aquellos que están protegidos por la ley si no se dispone del permiso de las autoridades competentes.
  • Para fotografiar flora, hay que trabajar preferentemente en el campo, evitando arrancar total o parcialmente las especies, quedando excluidas de esta consideración las especies protegidas.
  • No debemos rehuir informar que una fotografía ha sido realizada en condiciones controladas. Las fotos en zoológicos, centros de fauna y similares, pueden suponer una mayor tranquilidad para las especies más escasas y vulnerables.
  • Evitar el corte de ramas y vegetación para camuflar los escondites (hide) que se emplean para la fotografía de fauna salvaje, utilizando preferentemente redes de hojas artificiales o en su defecto ramas muertas y vegetación seca.
  • El camuflaje natural de un nido, manipulado para una sesión fotográfica, debe ser restaurado a su término. Las ramas se atarán mejor que cortarán y, por supuesto, nunca se dejará expuesto el nido a depredadores, a otras personas o a las inclemencias del tiempo.
  • Evitar manipular cualquier elemento mineral o arqueológico de modo que pudiera alterarse irremediablemente la integridad de una formación geológica o paleontológica.
  • Pasar desapercibidos siempre durante nuestro trabajo de campo, no atrayendo la atención del público o de un depredador. No revelar la localización de especies raras o amenazadas, salvo a investigadores acreditados y administraciones competentes que contribuyan a su protección.
  • Hay que mantener siempre limpio el lugar de nuestro trabajo de campo, eliminando también cualquier huella de nuestra actividad.
  • El fotógrafo de naturaleza que trabaje fuera de su país debe actuar con el mismo cuidado y responsabilidad que si estuviera en el suyo propio.
  • Informar a las autoridades de cualquier infracción que observemos contra la Naturaleza, incluidas las actuaciones al margen de la ley que pudieran realizar otros fotógrafos.
  • Colaborar con otros compañeros para mejorar las condiciones de trabajo en la Naturaleza, divulgando al mismo tiempo el presente código ético entre todos aquellos que lo desconozcan.

Yo, Astaroth (O.R.G.), como webmaster de La Ventana Salvaje y fotógrafo aficionado de naturaleza, me comprometo a seguir estas normas tanto en mi trabajo de campo en todas mis salidas, como en cada una de mis publicaciones en este blog.

Y ya que estamos declarando nuestras buenas intenciones en este marco sobre "ética profesional", añadiré unos cuantos de puntos específicos de La Ventana Salvaje que personalmente deseo cumplir en las publicaciones que haga en esta página. Algunos vienen sugeridos en el código anterior, pero quiero ser totalmente explícito con ellos.

  • Compromiso de revelado natural: En fotografía digital existe un extenso debate sobre la difusa frontera entre lo que es y no es edición "ilegítima" de una imagen. En los artículos de animales, en los cuales lo importante es mostrar al animal tal y como es, con objetividad, me comprometo a realizar un "revelado" lo más fiel a la realidad que pueda. Quedan potencialmente excluidas de esta norma entradas como ésta (cuyas fotografías han sufrido un revelado más agresivo) que no tratan sobre animales en sí, sino sobre el método de trabajo, y en tal caso las imágenes que acompañan no tienen una función descriptiva, sino puramente ornamental.
  • Compromiso de origen salvaje: Me comprometo a que todos los animales de esta página hayan sido fotografiados en libertad. Pueden vivir en libertad aislados del hombre o en interacción con él, pero en cualquier caso, en esta página no encontraréis animales domesticados, encerrados en un zoo, etc.
  • Compromiso de no intervención: En las fotografías de esta página no se alterará en ningún caso el normal comportamiento de los animales salvajes. Me comprometo a no usar por tanto reclamos, cebos u otras tretas para atraer la atención del animal, y a no a construir artificialmente escenas o situaciones para luego fotografiarlas. Respecto a los animales que conviven estrechamente con el hombre, me comprometo a no interferir personalmente en su comportamiento en el momento de tomar la foto, pero me temo que puedan ser animales ya condicionados por el ser humano. La intención es ser un mero observador pasivo y transmitir lo que ocurriría en una situación normal, sin yo provocarla.
  • Compromiso de sensibilidad con la vida animal: En esta página no veréis fotografías de animales muertos. Quizá mencione el echo de encontrarme alguno como denuncia o alarma ante una situación que no me alegra encontrarme, pero no colgaré imágenes macabras.
  • Compromiso de originalidad: Todas y cada una de las imágenes de las entradas de este blog han sido tomadas por mi personalmente.

Decir, por último, que en estas normas no están incluidas las imágenes que adornan la página fuera de los artículos (aunque también estén hechas por mi), como las que animan a comentar, por ejemplo, muchas de las cuales son fotografías de animales en cautiverio.

Mis fotografías de animales con procesados más agresivos que, como he dicho, en principio excluyo de esta página, las cuelgo en Flickr, por si a alguien siente interés.

Y hasta aquí mi firme declaración de intenciones y ética en este proyecto. Un saludo,

Astaroth (O.R.G.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¿Te han gustado las fotos? ¿Tienes algún dato curioso a compartir en relación con lo escrito? ¿Te has percatado de alguna incorrección? Comenta lo que quieras aquí abajo:

Quizá te interese leer...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...